jueves, 25 de octubre de 2012

Guiseppe Garibaldi


Dentro de la serie de tesoros de la Provincia de Corrientes, vamos al siguiente relato. Guiseppe Garibaldi (Niza, 1807-Caprera, 1882) Militar y político italiano. Durante su juventud siguió los pasos de su padre, un marino de origen genovés, y estuvo embarcado durante más de diez años. En 1832 consiguió el título de capitán de buques mercantes. Mientras trabajaba al servicio de la marina sarda, tomó parte en un motín republicano en el Piamonte que resultó fallido. Si bien pudo escapar, fue condenado al exilio. Fue artífice de la unidad italiana. Revolucionario nato protagonista del Risorgimento, proceso de unificación de Italia. En su exilio entre 1836 y 1848 vivió en Sudamérica, donde participó en varios acontecimientos bélicos, siempre al lado de quienes combatían por la libertad o la independencia. A Garibaldi le encomiendan llevar desde Montevideo, para reforzar militarmente a Corrientes provincia sublevada, proveyéndola de pólvora y mercaderías al gobierno de Ferré a fin de crear en el litoral un estado de agitación, para debilitar el poder de Rosas. Rosas, envía al Almirante Guillermo Brown para interceptar a las naves de Garibaldi y el 16 de agosto de ese año se enfrentan en Costa Brava, paraje frente al departamento correntino de Esquina Brown esperaba que ingresara por el río Uruguay pero Garibaldi remontó el río Paraná y fue alcanzado en el límite de las provincias de Entre Ríos y Corrientes Luego de sufrir la derrota, Garibaldi incendió sus naves, llegó a la costa correntina y comenzó un derrotero por la provincia: Esquina, Goya, Santa Lucía hasta llegar a la finalmente capital correntina. En su huida se detiene un tiempo en Santa Lucía donde el italiano tiene amoríos con una lugareña Lucía Esteche. Pronto llegó el momento de la despedida, estando la enamorada embarazada; el extranjero quién nunca se había dado a conocer, en medio de un abrazo, le prometió no olvidarla en el resto de sus días, y añadió que, en su momento, le haría conocer el apellido que debía llevar el hijo o la hija de sus amores....” Nacida una niña el bautismo debió esperar al cumplimiento de la promesa. Un emisario de Guiseppe llegó y le dijo que el apellido del padre se encontraba escrito en la puerta de la vieja iglesia parroquial. Trasladándose hasta allí, encontró grabado el nombre “José Garibaldi” y la niña fue bautizada como Margarita Garibaldi. Posteriormente la Iglesia se restauró y al descubrirse el nombre de Garibaldi en la puerta maciza, la misma fue retirada y llevada a Goya, desconociéndose su paradero y se cree que se haya enviado a un museo de Italia. Pasando a revestir el carácter de tesoro perdido de la Provincia de Corriente. Autora:Marisa Lopez Palmeyro

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada